Mis mejores recetas con Thermomix 31. 2,50 €

Solo recetas que salen bien en el microondas. 2,50 €

Recetas en 10 o 20 minutos con tu olla superrápida, ¡¡pero sin presión!! tapada con su tapa de cristal. 2,50 €

Mis recetas más ricas utlizando varias técnicas culinarias modernas. 2,50€

Compra mi e-book “Utiliza tu olla superrápida a tope” 2,50€

Suscríbete por email

Recibe gratis las entradas del blog por email.

Introduce tu dirección de email:

¡Sígueme!

Cristina Galiano

Licenciada en Farmacia. Especializada en nutrición y en técnicas culinarias modernas.

Categorías

12 Trucos para aplicar ante la “operación bikini”

Una vez más, después de las vacaciones y cara a la “operación bikini” muchos están ya dispuestos, por enésima vez, a ponerse a “régimen” o a hacer una de las múltiples “dietas” que pululan en todos los medios de información, sean escritos, visuales, auditivos, digitales… y no digamos nada de los múltiples escaparates anunciando el tratamiento definitivo para la pérdida de kilos.
De hecho algunos centros dedicados a esta pérdida de peso y a otras muchas cosas, ya se anuncian como Centros de Recuperación del Estado Saludable.
¡Pero qué listos son los directores de marketing!

Los que ganan y pierden peso intermitentemente deben saber que su cuerpo se va acostumbrando a estas oscilaciones y va quedando como “vacunado” contra esta pérdida, de manera que cada vez les costará más esfuerzo recuperar su peso normal.
Los kilos de más no son solo un problema estético, de lo que muchos están convencidos, sino un problema gravísimo de salud y la puerta de entrada de numerosísimas enfermedades no solo de la diabetes de tipo 2, cuyas cifras se han multiplicado por 2 en estos últimos años, sino de lo que se llama síndrome metabólico que reúne varias patologías juntas.
Influyen también, aunque muchos ni se lo plantean, en la aparición de múltiples cánceres, como el de mama, el de colón, el de próstata…
El sobrepeso y la obesidad ya causan el 75% de los infartos en España, pero demasiados todavía no se han querido enterar, y ya se consideran como la epidemia del siglo XXI.
Y son hoy tan solo la punta de un inmenso iceberg que nos acecha cada día más.

Pero como el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, muchos volverán a hacer lo mismo que han hecho otros años, y que no les ha funcionado más que momentáneamente puesto que han vuelto a coger los kilos que en su día perdieron.
Los que me seguís o me conocéis ya sabéis que las “dietas” no me gustan en absoluto, ni siquiera la palabra dieta en sí misma.
Solo funcionan al principio, hasta que os cansáis, y como las que os mandan suelen ser aburridas y a veces demasiado estrictas, pasáis hambre, tenéis mucha ansiedad, y al final os lanzáis a comer lo que sea y a recuperar todo lo que habíais perdido.

Lo único que funciona es aprender a comer y hacerlo de una manera diferente a la que se ha hecho hasta ahora puesto que ésta, al final, ha resultado no ser buena puesto que nos ha hecho engordar.
¿Quién nos ha enseñado a alimentarnos?
Nadie en absoluto, y en la actualidad debería enseñarse en el colegio, desde los primeros años, hasta que los niños entendieran que comer chucherías a todas horas, o muy a menudo, sean saladas o dulces, aunque estén muy ricas y les gusten mucho, no es bueno para crecer con salud.
Y claro que lo entienden si ven el ejemplo en casa y si se les repite muy a menudo.

¿Queréis perder algunos kilitos vosotros solos sin hacer dieta, y luego no recuperarlos?

Pasos a seguir.
1. Si nunca un profesional os ha dicho cuántas calorías deberíais consumir a diario para manteneros en forma y no engordar, podéis calcularlas vosotros mismos aunque sea groso modo, con la formulita allí puesta.

2. Ya sabéis que para perder peso hay que atenerse a dos factores imprescindibles:
a) comer menos de lo que se quema, es decir reducir por lo menos en un 10% las calorías que os corresponden y que y habéis ya calculado
y
b) realizar algún tipo de ejercicio a diario para quemar más y ayudar al mismo tiempo a la quema que se va a producir simplemente ingiriendo menos.
Este ejercicio debe realizarse a diario, o por lo menos 5 días a la semana.

3. A no ser que seáis muy pequeñitos de talla, nunca deberían ser menos de 1.500 calorías porque, con una ingestión menor, podríais tener déficit de vitaminas y minerales e incluso padecer anemia.

4. Como ya sabéis las calorías diarias que debéis consumir, por ejemplo 1.800 diarias, hay que distribuirlas de manera que toméis entre el desayuno y el tentempié de la mañana unas 600, y otras 300 para el tentempié de la tarde.
Ya llevamos 900, y nos quedan otras 900 que deberían distribuirse en 600 para la comida y 300 para la cena que debe tomarse por lo menos 3 horas antes de acostarse y ser siempre menor que la comida.

5. Si no os gustan las hortalizas, dentro de las cuales están no solo las verduras, que son las de color verde, sino el resto de todos los colores, olvidaros de adelgazar para siempre y de ir cumpliendo años con salud, así de crudo y así de veraz.
Sin ellas no se puede vivir saludablemente y para siempre, porque tienen antioxidantes y vitaminas que no encontraréis en ningún otro grupo de alimento, y los suplementos farmacéuticos que podríais tomar no se asimilan de la misma manera y no son efectivos… aunque os aseguren lo contrario.

6. Comer muy despacio, masticando varias veces cada bocado también ayuda, aunque muchos crean que es una “chorrada”.
Hay que empezar por tardar por lo menos el doble de lo que se tardaba antes.
Ha quedado demostrado científicamente que solo con esta medida se puede consumir un 10% menos de calorías.

7. Cuando se quieren perder kilos para siempre, no solo hay que vivir de ensaladas y alimentos a la plancha, algo muy aburrido y hasta poco saludable.
Las ensaladas poco aliñadas no suelen gustar, y si se aliñan bien ya no adelgazan, y la mayoría de las veces producen hinchazón de estómago y flatulencia.
Además, como no sacian, al poco tiempo se puede sentir hambre.

8. Tenéis en mi blog 9 platos únicos variados y saludables, guisos fáciles y rápidos de hacer, con menos de 500 calorías cada uno, así que no hay excusas.

9. Si no se hace simultáneamente ejercicio, con cualquier dieta, os la mande quién sea, perderéis al principio algún kilo, que rápidamente recuperaréis en cuanto empecéis a comer como antes y, además perderéis masa muscular, que consume también calorías, y que solo se vuelve a recuperar mediante el ejercicio.

10. Recordar que aunque os sepan igual de buenos, es preferible tomarse, por ejemplo, un trozo pequeño de un chorizo de clase extra, que el doble de otro de inferior calidad, ya que este último puede tener el doble de grasa y la mitad de proteína, es decir de carne de cerdo.

11. En una sola comida de fiesta, en una boda o en un buen cóctel… podéis ganar de 1 día para otro 1 kilo o más. ¡Pesaros para comprobarlo!

12. Los productos industriales y los precocinados están pensados y procesados para enganchar precisamente a nuestras papilas gustativas, que tienen debilidad por determinados ingredientes que ellos usan en abundancia como sal, azúcares, grasas saturadas y grasas trans, colorantes, potenciadores del sabor…
Así que los alimentos naturales deben ser la base de nuestra alimentación…

Los muchos que me escribís diciéndome que no disponéis de tiempo ni para organizar unos menús, comprar y mucho menos cocinar…, debéis saber que lo más importante en esta vida es la salud y “somos lo que comemos”.
Y una vez que se pierde del todo… puede no recuperarse nunca.
La comida casera
contiene más nutrientes por ración y menos calorías y siempre sabremos, con exactitud matemática, lo que estamos ingiriendo.

Y si queréis reíros un poco, lo último de lo último que acaba de salir es “Una pasta de dientes que ayuda a delgazar” y “Pantalones vaqueros que reducen la celulitis”.
No os estoy tomando el pelo, palabra, y más de un@… lo probará… por si acaso.
¡¡Hasta dónde vamos a llegar!!

Video-receta 15, Pulpo a feira cocido sin agua

En este video-receta de Pulpo a feira cocido sin agua llamado también a la gallega, hay que puntualizar lo siguiente:

1. Para los que os interesa ver trabajar las ollas superrápidas, aquí cuezo el pulpo sin agua, al mismo tiempo con patatas pequeñas con piel en mi olla superrápida de 24 cm de diámetro y 6 litros, encima de la rejilla planita que, a pesar de que mis ollas tienen muchos años, sigue siendo la misma.
Hoy lo cocería en mi olla de 12 litros que solo tengo desde el año pasado.

2. Hoy, aunque no podáis ni imaginarlo, hay varias clases de pulpos crudos: pulpos congelados, pulpos tratados a los que les inyectan agua para que pesen más y que luego quedan reducidos a nada, suelen ser bastante baratos, pulpos frescos salados y pulpos frescos sin salar.
Estos últimos los acabo de descubrir al comentarle a mi pescadero que últimamente el pulpo, cocido como yo siempre lo hago, me salía salado.
¿Cuál será la próxima sorpresa, porque desgraciadamente no será la última ni la penúltima?

3. Hoy no hace falta congelarlos pues, por el motivo que sea, ya no son duros y se cuecen todos, siendo pulpos grandes como el del video de 2 y ½ o 3 kilos, en 7 minutos.

4. El pulpo adquirido fresco se puede congelar, y después de cocinado se puede volver a congelar, así que aunque sea muy grande no hay nunca que desperdiciar ni una pizca.
El que hoy tira comida es porque quiere.

5. Para simplificar e ir más deprisa, ya no le echo nada, ni siquiera laurel.
El que compro, aunque he cambiado de sitios, cada día tiene menos sabor y aroma.

6. Aunque aquí cuezo las patatas con el agua que va a soltar el pulpo, os explico cómo cocerlas al vapor, en también en 7 minutos en la olla superrápida encima de la rejilla y con tan solo 10 cucharadas de agua debajo.

7. Antes de añadir sal al pulpo para aliñarlo comprobar si hay o no que echarle sal.

8. Aunque en el video nombro la pimienta de Cayena, hoy es siempre mucho mejor usar pimentón de La Vera, con denominación de origen, dulce o picante, o los 2.

9. Hoy los sabores de los diferentes aceites de oliva virgen extra, puro zumo natural de aceituna, no dependen de la región en la que se crían sino de la variedad de la aceituna, Hojiblanca, Arbequina, Picual, Cornicabra, Empeltre…

10. Recordar, porque es muy importante, que para calentar el pulpo si lo tenéis ya cocido, así como las patatas, troceáis estos 2 ingredientes del tamaño que os guste, los tapáis bien tapados y los calentáis en el microondas a 300 o 350 vatios de potencia, nunca más.
Si lo hicierais, lo estropearíais y el pulpo os saldría “chicloso”. 
Cuando ya esté caliente lo aderezáis con el aceite, el pimentón y la sal si procede, removéis y servís.

Video-receta 13, Espárragos blancos y verdes con salsa tártara

:cry: Como todavía hay muchos de vacaciones, hoy y mañana voy a aprovechar para colgaros videos de la colección que se hizo en 1998, y el próximo jueves día 24 os colgaré ya un post muy interesante cara a la “operación bikni”.
Y el viernes una entrevista en RNE sobre mi libro de comprar, conservar y congelar nuestros alimentos desde la A hasta la Z, que también existe en formato Kindle. 
Quiero aclararos, porque ya me han mandado comentarios al respecto, que no tiene nada que ver con el que “anda por ahí” fusilado.
¡Éste está actualizado y con un índice en condiciones, para poder buscar con facilidad!  :lol:

1. Este es el primer video, Espárragos blancos y verdes con salsa tártara que grabé como prueba para canal cocina y por eso la musiquilla que le acompaña es distinta a la de los otros y los visillos son los auténticos de siempre de mi escuela que hoy permanecen impertérritos a pesar de los años.

2. Os explico muchas cosas interesantes de los espárragos, cómo comprarlos, cómo conservarlos, cómo cocerlos, nunca añadiendo bicarbonato, y cómo congelarlos si se quiere.

3. Hoy al simplificar cada día más mi cocina y mi vida ya corto todas las partes duras del manojo entero, con un solo tajo, y siempre atados, encima de la tabla de cocina, y los lavo a continuación debajo del grifo, también todos atados, para que ninguno se me escape.

4. Os enseño en este video la olla-sartén de 5 litros y 28 centímetros de diámetro, y la rejilla planita que muchos no entienden cómo se usa al ser tan planita.
Os recomiendo que volquéis primero el agua medida, las 10 cucharadas, encima colocad la rejilla y encima los alimentos que vayáis a cocer al vapor, en este caso los espárragos.

5. Los espárragos verdes nunca deben pelarse, aunque ahora la última cursilería sea hacerlo, con lo que eliminamos una gran parte de la fibra que tienen y que es una de sus mejores propiedades para nuestro organismo, ya que previenen muchos cánceres de colon.
De hecho la Organización Mundial de la Salud recomienda 30 g diarios de fibra, y muchos no toman ni la mitad.
Un conocido amante de la gastronomía lo califica de “deshilachado desagradable o innecesario”.

6. Repito una vez más que hoy todas las gallinas están vacunadas contra la Salmonella y, además, desde hace años.

¿Hay que ahorrar al hacer la compra?

:oops:  Ahora que desgraciadamente todavía estamos en crisis, ¿es aconsejable ahorrar al hacer la compra?
Por supuesto que sí, sobre todo si el presupuesto del hogar va “adelgazando”.
Pero una cosa es una buena organización y saber comprar, y otra muy diferente es ahorrar en la calidad de los alimentos, y en este caso rotundamente no.
Se pueden suprimir, de momento, muchos caprichos que no son realmente necesarios y ya solo con eso os ahorráis un pico.

Habrá quizás que cambiar de hábitos a la hora de hacer la compra, y molestarse un poco más, pues a lo mejor no todo se pueda comprar en la misma gran superficie, como hacíamos antes, algo muy cómodo y por supuesto más rápido.
Por eso, si sois de los que os gusta comer y sabéis alimentaros, es imprescindible tener en el hogar sitio disponible para disfrutar de una pequeña despensa a temperatura ambiente, y una despensa fría y superfría, o lo que es lo mismo de un “fondo de nevera” y un “fondo de congelador”.

Sabiendo comprar, y escogiendo el o los sitios en los cuales hacerlo, al cabo del año hay estudios que han demostrado que se puede ahorrar hasta un 30% del presupuesto general.
¡¡Y esto representa mucho!!
Si no se puede ganar más, hay que gastar menos, aunque esto redunde en el tiempo que se tarde en hacer una gran compra.

Ya sé que los tiros no van por ahí, y que la industria alimentaria abre ahora con horarios extensísimos incluso los días festivos.
¿Por qué?
Porque cada día más, la única prioridad es vender y vender, como sea, para seguir incrementando sus beneficios.
Se trata de poder comer cualquier cosa, a cualquier hora, de cualquier forma, muchas veces para consumirlo delante de la televisión sin saber lo que realmente se ingiere, y hasta sin ni siquiera bajarse del coche, como en Estados Unidos, pioneros del sobre peso y la obesidad, y en otras muchas zonas de Asia.

La comida tradicional familiar está despareciendo a pasos agigantados.
¿Para qué se va a perder tiempo en comprar, guardar, conservar, cocinar y recoger… si en cualquier esquina se puede adquirir lo que apetezca en ese momento, sea saludable o no lo sea?
¡Con tal de que sea rico al paladar, ya es suficiente!

Vamos a ver cómo nos organizamos.
1. Las grandes superficies, aunque puede haber excepciones, no son en general un buen sitio para comprar alimentos frescos sueltos, como carnes o pescados, y algunos de vosotros mismos me lo habéis comentado.
Pueden serlo en cuanto a frutas y verduras, pero habrá que comprobar cada vez en qué estado se encuentran, y si llevan o no muchos días recolectados.
Si los precios de un determinado pescado son muy baratos, podría ser que hubieran comprado una gran cantidad de esa especie con la intención de ponerla de oferta y vender en cantidad, y efectivamente sería una oferta de verdad, pero si compráis en ese mismo sitio algo que es simplemente barato, os sale malo, y os devuelven el dinero sin rechistar… yo pensaría mal.
Posiblemente sepan de sobra lo que están vendiendo.
Esto desgraciadamente está pasando, y también me lo habéis contado.

En el caso del pescado, casi todas las grandes superficies cumplen la normativa y cada especie lleva, junto al precio, una etiqueta con su procedencia y su modo de extracción, aunque algunos alegan que es que no han tenido tiempo de ponerlas, algo totalmente intolerable.
Puede que sea pescado congelado, que se puede vender ahora ya descongelado, en cuyo caso deberá poner “pescado tratado”, porque para que una vez descongelado no se estropee lleva aditivos,¡ y ya no lo podéis congelar!

¿Pero alguno de vosotros sabía lo que quiere decir “tratado”?
Porque a mí, hace ya muchos años, en la mismísima pescadería de una gran superficie en la que casi todos los pescados venían con esa etiqueta de “tratado”, me lo tuvieron que explicar porque no me había encontrado nunca con ese vocablo.

Si veis que las doradas por ejemplo, hoy prácticamente todas de acuicultura, proceden de Grecia o de Marruecos, sois muy libres para adquirirlas o preferir las nacionales que nos garantizan que no tienen Anisakis.
Los boquerones, otro ejemplo, si están muy baratos, aunque tengan buena “pinta” y estén brillantes, pueden venir de países en los que no tienen calidad, no tienen la carne prieta como los nuestros y tanto si los freís como si los ponéis en vinagre… os saldrán blanduchos y no os gustarán.
¡Y puede también que hasta estén infestados de Anisakis!
Os aseguro que no me estoy inventando nada.

En honor a la verdad hay que decir que ciertas grandes cadenas están mejorando, casi de un día para otro, la calidad en general y de estos productos frescos en particular, posiblemente porque se hayan dado cuenta de que sus ventas habían bajado considerablemente.
Así que he vuelto a comprar en sitios a los que había dejado de ir.

2. Los Mercados municipales, tanto en las grandes ciudades como en los pueblos, suelen ser bastante más baratos que los grandes supermercados, con una calidad y variedad increíbles, y si el pescadero os “conoce” seguro que os tratará muy bien, sobre todo si vais solo de vez en cuando pero le hacéis cada vez un buen pedido.
Sin embargo habrá que abrir bien los ojos en grandes ciudades como Madrid o Barcelona ya que estos mercados pueden ser más o menos baratos y de mayor o menor calidad dependiendo del barrio en el que se encuentren.
Si venden mucho también será una garantía, pues el pescado sobre todo que es el más perecedero, puede terminarse cada día, mientras que en las pescaderías de barrio, además de ser bastante más caras, los pescados pueden durar días y días al ser sus ventas mucho menores.
Es verdad que en las grandes ciudades puede ser un problema para muchos el poder acudir a estos mercados.

3. Las sucursales o franquicias de grandes cadenas que nos han colocado por lo menos en Madrid un poco por todas partes, tampoco suelen ser una buena opción.
En muchas de ellas para empezar no hay pescadería fresca, y todo lo que viene ya preparado y limpio en bandejitas cerradas de porespan lleva conservantes para que no se estropeen, y en otras, si venden poco, el pescado puede languidecer durante varios días, siempre dentro de los límites permitidos.

4. En muchos mercadillos de pueblo, o en mercados centrales que yo llamaría “inteligentes” podéis comprar 2 kilos de cualquier verdura o fruta que os saldrán mucho más baratos que comprar 1 kilo hoy y otro dentro de 4 días.
Incluso esto también puede suceder en algunas verdulerías baratas siempre que sean self service.
En cuanto compréis 2 o 3 veces seguidas el mismo producto escogiéndolo vosotros, aguacates, kiwis, chirimoyas, frutas de verano…, sin querer aprenderéis a elegirlos en su punto justo de madurez para que os duren el tiempo necesario y en perfecto estado.
Eso sí, es imprescindible ser organizado, tener un combi con capacidad suficiente y saber conservar, congelar, etiquetar….

Olvidaros del “chip” de las personas antiguas que iban todos los días, o 2 o 3 veces a la semana a la compra porque se pensaban que así todo estaba “más fresquito”.
El pescado puede llevar muchas semanas pescado, salvo el de piscifactoría, y las carnes y aves que necesitan un oreo, también pueden tener varios días.
Los polleros y carniceros ya saben cómo tienen que guardar sus productos, nunca al aire, para que conserven su frescura y su bonito color.
Si la carne está oscura, es que tiene varios días y, además, ha estado mal conservada aunque haya sido en el frío.

5. Mucho cuidado, sobre todo en las cadenas de congelados, cuando os ofertan cosas demasiado baratas, por ejemplo helados a 1 euro.
Bueno, bonito y barato…, como que no existe.
¡No pueden tener calidad, aunque al paladar resulten buenísimos!
Leeros las etiquetas y puede que lleven de todo, no precisamente saludable, como grasas trans en abundancia.
Para empezar, los helados, aunque si son realmente saludables constituyen un alimento muy completo y entonces no serán precisamente baratos, no son un artículo de necesidad por muy ricos que estén al paladar y se pueden suprimir en periodos de estrechez, puesto que son un lujo innecesario, mientras que verduras, frutas, pescado y ciertas carnes no lo son.

6. He visto últimamente una gran trampa, que muchos ni se imaginan, ni siquiera lo piensan.
Se trata de sobres a 1 euro, concretamente de jamón “serrano” loncheado y otros embutidos.
Con el reclamo de 1 euro, atraen al consumidor que no se quiere gastar más.
Pero si hacéis la cuenta, porque yo la he hecho, el kilo de ese jamón salía bastante más caro en ese envase de reclamo de 1 euro, que en un envase de 100 o 200 g de la misma marca.
¡No os podéis ni imaginar los artilugios que se inventan los expertos en marketing para vender más!

A mí me parece un poco engañifa, pero el consumidor debe ser más inteligente y antes de “picar” calcular.
Algo parecido puede suceder con los productos que os indican con letreros llamativos “ofertas”.
Si calculáis, puede que el mismo producto en otro tamaño o formato resulte más económico que la mismísima oferta, así que no os dejéis engatusar.
A veces una lata determinada puede estar de oferta y a punto de caducar, y por eso se rebaja, o resultar más cara que otra que aun teniendo más precio que la ofertada tiene un peso neto mucho mayor.

7. Fiaros de las ofertas de productos alimenticios que son realmente ofertas, quincenales por ejemplo.
A los 15 días podréis comprobar, cuando la oferta se ha acabado, que el precio ya no es el mismo que tenía, ha subido.
Y esto pasa a menudo.
Estas sí que son verdaderas ofertas que hay que aprovechar.

8. El aceite de oliva virgen extra cuya marca ya conocéis y usáis puede estar también de oferta al comprar 2 o más botellas.
Aquí sí se puede ahorrar, pero nunca compréis el más barato por muy virgen extra que sea.

9. Ahora la mayoría de los supermercados para “premiar” al consumidor ofrecen bonos descuentos, o puntos
Cuidado, porque según cuál sea la cadena, puede ser también una trampa y solo os incitan a que compréis periódicamente, sabiendo que cuantas más visitas les hagáis, más “picaréis”, muchas veces de cosas que no os hacen ninguna falta, o de las que se puede perfectamente prescindir.

Muchos os quejáis, y con razón, de que si os fijáis un poco en las etiquetas de lo que compráis, perdéis demasiado tiempo.
Junto a grandes adelantos tecnológicos, en otros, como en este caso, hemos perdido desgraciadamente calidad de vida…
El mundo en general, no exclusivamente nuestro país, ha cambiado en estos últimos 10 años, en algunas cosas a mejor y en otras a peor.
Pero hay que adaptarse a esta nueva situación, no mirar nunca hacia atrás, sino hacia adelante, avanzar, reinventarse, seguir creciendo, y como decía nuestra Santa Teresa de Calcuta “no pararse nunca”.

Como sois muchísim@s los que me habéis pedido una lista casi “secreta” de productos que recomiendo, y habiéndola finalizado ya, a todo el que me la pida se la enviaré.
¡Ya sé que puedo morir en el intento!
Pero quiero insistir que esos productos hoy son de calidad, o lo eran en el momento en que los compré ya que por mi logística suelo comprar muchas cosas en cantidad para ahorrarme paseos al supermercado, pero simplemente mañana pueden cambiar y dejar de serlo.
Os extrañará muy mucho encontraros algunas marcas blancas de cadenas algo “mugrientas” pero que hoy tienen ciertos productos, de momento pocos, excepcionalmente buenos, y mientras lo sean, alegrémonos todos.

Y como de costumbre, el blog se toma unos días de descanso, pero volverá a estar con vosotros el próximo lunes 21 de abril.
¡Felices vacaciones para todos los que podáis disfrutar de ellas!  :-P

Video-receta 12, Carne con salsa de atún

Video-receta 11, Carne con salsa de atún, aclaraciones y correcciones al mismo.

1. Si queréis consultar todos los ingredientes de la receta entera pinchar aquí.

2.
 Hoy hay ciertas partes de carne de ternera que pueden llevar infiltrada más grasa que una pieza muy magra de carne de cerdo que la tiene solo en el experior.

3. Para los que me preguntáis frecuentemente, uso para elaborar esta carne mi olla-sartén de 5 litros y 28 cm de diámetro, que tapo con una tapa de acero, que era las que había entonces.

4. Cuando retiro dicha tapa, por las prisas de la televisión la coloco tal cual en la encimera, algo que nunca hago y que está muy mal hecho.
Hay que darle la vuelta y colocarla del revés para no manchar, es decir la cara sucia hacia fuera.

5. Es importante, sobre todo en las placas de vitrocerámica, cuando se salpican porque levantamos la tapa para darle la vuelta a la pieza de carne, secar con una spontex limpia, o con papel de cocina toda la grasa que ha salpicado alrededor de la olla.
Si la spontex está mojada en agua caliente y muy escurrida hasta la grasa desaparecerá.

6. No se ve que pongo el minutero en marcha y son 7 minutos de cocción.

7. No hay que pinchar nunca la carne y os explico el por qué, aunque muchos de vosotros a estas alturas, ya lo sabéis.

8. Ya no hago nunca esta salsa de atún en el Thermomix.
He simplificado de tal manera que me resulta mucho más rápido y cómodo hacerla en el vaso de la minipímer que se lava bastante mejor que el de la máquina.

Las grasas trans amenazan la salud cardíaca de los europeos

Las galletas, los snaks, las palomitas, los aperitivos industriales en general… amenazan la salud cardíaca de los europeos.
En la mayoría de los países europeos, incluido España, se pueden comprar alimentos que contienen todavía niveles muy altos de ácidos grasos trans.
Se trata, recuerdan los expertos, de unas sustancias que favorecen la obstrucción arterial y son un importante desencadenante de enfermedades cardiovasculares.
Dinamarca los prohibió hace varios años y otros muchos países tratan de seguir sus pasos.

Los defensores de la salud pública iniciaron hace ya 3 tres décadas la batalla contra estas grasas trans, cuando el uso de este tipo de grasas manipuladas de forma artificial se hizo tan popular en la cocina de los restaurantes.
Recordemos que estas grasas ‘trans’ se obtienen al someter ciertas grasas vegetales, coco y palma principalmente, a un proceso llamado hidrogenación.
El resultado son unas grasas y aceites de fritura que mejoran la consistencia, sabor y durabilidad de numerosos alimentos, pero que han demostrado ser más nocivos, incluso, que las clásicas grasas saturadas.
La ciencia ha constatado que son peores que cualquier otra grasa para la salud, porque aumentan los niveles del llamado colesterol malo o LDL y pueden disminuir los del colesterol bueno, el HDL.

En 2006 entró en vigor una normativa de la Food and drug Administration, FDA según sus siglas en inglés, es decir la Agencia Estadounidense del Medicamento, que obligaba a describir en las etiquetas de los alimentos la presencia de estas grasas ‘trans’ artificiales, una medida que llevó a muchos productores a eliminar dichas sustancias de sus productos.

Un año antes, en 2005, la ciudad de Nueva York vetó el uso de estas grasas ‘trans’ artificiales a los restaurantes.

Todas estas acciones han dado lugar a notables avances en la salud pública, y la ingesta de este tipo de grasas ha disminuido en los Estados Unidos hasta 1 gramo al día en 2012, en comparación con los 4,6 gramos de 2006.
Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el CDC, encontró que los niveles en sangre de ácidos grasos ‘trans’ en adultos estadounidenses se había reducido en un 58% entre 2000 y 2009.

Sin embargo, en otros países como el nuestro, estas grasas no se han prohibido del todo y todavía muchos alimentos procesados las incluyen, por ejemplo, las palomitas del microondas, la mayoría de los snaks salados y dulces, de bollería industrial y de postres, de pizzas congeladas, de platos precocinados, de salsas, de margarinas, de patatas prefritas…

La costumbre, por ejemplo, de comer palomitas en los cines para estar “entretenidos” es algo totalmente absurdo si se va al cine precisamente para estar entretenidos.
Pero se puso de moda en Estados Unidos durante la gran depresión, entre 1929 y 1933, y no ha dejado de crecer hasta nuestros días.
En nuestro país nadie concibe ir al cine sin un gigantesco paquete de palomitas en la mano con su correspondiente refresco, puesto que al ser demasiado saladas requieren beber a continuación.
Ignoro si en nuestro país estas palomitas industriales son como las que vienen en paquetitos listos ya para meter en el microondas, ricas en aditivos y grasas vegetales, pero, en cualquier caso, lo que sí os puedo asegurar es que resultan muy calóricas, se elaboren de la manera que sea, unas 375 kilocalorías por cada 100 g de peso, prácticamente las mismas que tiene una comida o cena infantil saludable.
¡No es de extrañar que luego seamos el país de Europa con mayores índices de sobre peso y obesidad, no solo en adultos sino en niños!

La salud cardiaca de millones de europeos aún se encuentra en riesgo debido a la persistencia de un alto contenido de estos ácidos grasos trans llamados AGT, en la comida rápida y procesada, según indica una investigación publicada en el ‘British Medical Journal’ llevada a cabo por el equipo de investigadores del profesor Steen Stender, del Hospital Universitario de Copenhague (Dinamarca).

Estudios de la Universidad de Harvard revelan que el consumo de estas grasas trans eleva el riesgo de enfermedades cardiovasculares en casi un 30% y en Estados Unidos es motivo de 80.000 muertes prematuras anuales.
Los expertos de dicha Universidad las han calificado como “el mayor desastre de la industria alimentaria de la historia”.
Según la última investigación, que analizó los datos de cuatro grandes estudios, la ingesta diaria de 5 gramos de AGT se asoció con un riesgo un 23% mayor de enfermedad cardíaca coronaria.

Los niños que toman 2 veces por semana patatas fritas industriales, o estas “chuches” cargadas de grasas trans, tienen tasas superiores de triglicéridos, aumento del riesgo cardiovascular y metabólico, son más pasivos, se mueven menos, ven más televisión y juegan con más “maquinitas”, y toman más golosinas y bebidas dulces.
Toman además muy pocas vitaminas y fibra.
Estas patatas son la antítesis de las patatas sanas cocidas o asadas con piel, ya que al pelarlas pierden minerales como el calcio, el potasio y vitaminas, y al trocearlas aumentan su índice glucémico pasando a ser hidratos de carbono de absorción rápida, y de 79 kilocalorías que tienen en ese estado pueden pasar a 500 y pico por el aceite que absorben.

Hace pocos años los sitios públicos estadounidenses debían declarar el contenido en grasas trans de todo lo que ofrecían, pero ahora acaban de ir más lejos.
La FDA ha propuesto el jueves 7 de noviembre de 2013 una serie de medidas con el objetivo de eliminar las grasas trans artificiales presentes en muchos alimentos procesados.

De acuerdo a esta propuesta, que ha estado abierta a sugerencias del público durante 60 días, la cantidad de aceites parcialmente hidrogenados, que son los que originan las grasas trans, no debería ser superior a la que “generalmente se reconoce como segura”.
Esto significa que las empresas que quieran incorporar estos ingredientes a sus productos tendrán que demostrar científicamente que son seguros, una difícil tarea, ya que la literatura científica demuestra claramente lo contrario.
De hecho, el Instituto de Medicina ya ha advertido que no existe un nivel seguro para el consumo de grasas trans artificiales.
Medidas como ésta, augura Margaret A. Hamburg, comisionada muy prestigiosa de la FDA, podrían evitar 20.000 ataques al corazón y 7.000 muertes por ataques al corazón en Estados Unidos cada año.

Si el plan de esta agencia tiene éxito, los aceites que obstruyen el corazón serían considerados aditivos alimentarios y no podrían utilizarse en los alimentos, a menos que sean oficialmente aprobados.
El fallo no afecta a los alimentos con grasas trans de origen natural, que están presentes en pequeñas cantidades en algunos tipos de carne y productos lácteos y en la leche materna por ejemplo.
Sin embargo, algunos expertos aseguran que el problema no sólo está en los productos empaquetados en los que las grasas trans aparecen en las etiquetas, si no en los que se venden a granel, como la pastelería y las patatas fritas en restaurantes, cafeterías y puntos especiales de venta.

“Se trata de evitar la exposición a esta sustancia química tan nociva, que la mayoría de las veces ni el consumidor sabe que la está ingiriendo”, argumentan los expertos en ese artículo publicado ese jueves 7 de noviembre en ‘The New York Times‘.
Esto se debe a que sólo existe obligación de reconocer en las etiquetas la presencia de las grasas ‘trans’ si hay más de 1/2 gramo por porción, una pequeña cantidad que puede aumentar rápidamente y dar lugar a mayores probabilidades de infarto.
Con 2 o 3 gramos de grasas ‘trans’ al día, se incrementa el riesgo para la salud, señalan los especialistas.
Las medidas de restricción en este sentido ahorrarán una cantidad enorme de los costes sanitarios y evitarán un importante número de infartos.
En España, el consumidor está desprotegido por falta de información.

Si os paseáis por las estanterías de estos productos en cualquier gran superficie constataréis vosotros mismos, que salvo pequeñísimas excepciones, todas las mini biscotes, mini tostas, el pan tostado envasado en todos sus tamaños, los panecillos de sabores variados, las galletitas saladas, los snacks y aperitivos de cualquier tipo …, especifican el tipo de grasa que llevan, porque ahora no tienen más remedio que declararlo, que suele ser grasa de palma.
! Y hay muy poquitas que se salvan y que están elaboradas con aceite de girasol o de oliva!

Pero, ¿quién se lee dichas etiquetas en nuestro país?
Ya sé que la mayoría de vosotros… , pero somos un granito de arena en el desierto y las administraciones estatales han tomado siempre medidas muy poco eficaces puesto que las enfermedades cardiovasculares, y muchas otras…, siguen creciendo de manera acelerada.

Hasta los picatostes ya fritos y envasados, que hoy ya no se deberían ni usar aunque no hubiera problemas de sobre peso porque nuestra alimentación, en general, es demasiado calórica, llevan este aceite de palma.
Hoy ya se toman en España demasiado a menudo y en cantidades excesivamente grandes productos muy ricos pero muy calóricos como los embutidos, las carnes procesadas, los quesos, los dulces…
En la época del hambre estos picatostes tenían su razón de ser ya que, además, muchos pueblos tenían un acceso fácil al aceite de oliva puro, no tan sofisticado ni tan especial como la enorme variedad que tenemos ahora, y sobraba pan duro que se podía aprovechar de esta manera.
En la actualidad hay muchas costumbres que deben eliminarse si se quiere una alimentación sana y equilibrada.

Otro día hablaremos de los productos de pastelería y bollería, en general de casi todos los envasados industriales que nos suministran en bolsitas o paquetes, grandes y pequeños, que también están plagados de estos ácidos grasos trans.

Video-receta 11, Pastel de patatas

1. Este video de Pastel de Patatas  quizás sea de los que menos me gustan porque la receta en sí no necesita ninguna manipulación, y como había que hacerlos en tiempo real me paso el tiempo contándoos cosas que ya sabéis.

2. Lo único importante es que comprobéis cómo hay que trabajar en la cocina para no manchar.

3. En la actualidad yo hago siempre este pastel cocinando las patatas con aceite de oliva virgen extra y añado al final 100 g de nata líquida entera, es decir la que tiene mayor cantidad de grasa, un 35%, ya que la cremosidad que me va a proporcionar es mayor que las otras natas y, además, es la que menos aditivos lleva, tan solo un estabilizante mientras las otras tienen 3 o 4.
Si pusiera la nata “especial para cocinar” tendría que echar una mayor cantidad para obtener la misma jugosidad.

4. Es importante no calentar demasiado la mantequilla al fundirla, porque es bastante menos estable que el aceite y empieza a desdoblarse en subproductos a partir de los 135º, mientras que el aceite virgen aguanta hasta los 180-190º.

5. Hablo mucho de las patatas pero no explico, porque entonces se sabían menos cosas, de que cocidas con su piel, al vapor, en el microondas sin nada, o en el horno tienen un Índice Glucémico mucho más bajo.

6. Ya no hay necesidad de pincharlas, porque no explotan, ni esperar al periodo de reposo, ni ponerlas en agua previamente si no se van a cocinar en el momento porque en este agua se solubilizan todas las vitaminas hidrosolubles y minerales como el calcio y el potasio, del que tiene una gran cantidad, más que el plátano que es el que siempre se recomienda cuando hay un déficit de potasio.

7. Tampoco usaría ya para este pastel la leche concentrada o evaporada como la Ideal porque da mucho regusto a leche.

8. Por último programo siempre en el microondas que uso, un Siemens de 900 vatios de potencia máxima, 9 minutos, número raro, porque no se podían programar los 10.
¡Pero a pesar de tener más de 20 años sigue funcionando!

Tarta de bizcocho y crema de limón o lemon curd en el microondas, o en el horno

Esta es una tarta deliciosa para todos aquellos a los que les guste el limón, y tiene como base el clásico bizcocho genovés sencillo y la famosa crema llamada “lemon curd”.
Aunque se puede hacer por el método tradicional, los que quieran pueden elaborarla íntegramente en un microondas sencillo, solo microondastanto el bizcocho, como el jarabe clarito para emborracharla, como el lemon curd.
¿Quién ha dicho que un microondas sencillo solo servía para calentar la leche?

Para el bizcocho genovés:
■  100 g de azúcar = 373 calorías
■  100 g de harina normal de trigo = 348 cal
■  4 huevos de 62-72 g = 370 cal
Total de calorías del bizcocho genovés = 1090 calorías

Para la crema de “lemon curd”:
■  
40 g de mantequilla blandita = 300 calorías
■  2 huevos de 62-72 g = 184 cal
■  piel de limón rallada
■  100 g de zumo de limón = 10 cucharadas de sopa = 22 cal
■  150 g de azúcar = 559 cal
Total de calorías del lemon curd = 1.065 calorías 

Para el jarabe clarito:
■  50 g de azúcar = 186 calorías
■  50 g de agua, es decir 5 cucharadas
■  2 cucharadas de limón = 4 cal
Total de calorías del almíbar clarito = 190 calorías 

Total de calorías de la tarta = 2.345 pero salen por lo menos 12 porciones, así que una porción de 100 g por ejemplo no tiene tantas, y no deja de ser un “placer dulce”.

1. Elaborar el bizcocho genovés y hornearlo por cualquiera de los métodos explicados más adelante, en los consejos.
2. Mientras se enfría preparar el jarabe clarito para remojarlo por su parte inferior.
Para ello volcar el azúcar, el agua y el zumo de limón en una jarrita de vidrio, remover con una cucharita e introducirla en el microondas, a potencia máxima, hasta que empiece a hervir para que el azúcar se termine de disolver.
Dejarla cocer durante unos minutos hasta conseguir un jarabe clarito.
También se puede hacer en un cacito, sobre el fuego.
3.
Como el bizcocho ya no quemará, desmoldarlo dándole la vuelta con cuidado para que no se rompa.
Lo más fácil es volcarlo encima de la mesa de la cocina, o de una lámina de silicona, espolvoreadas ambas con azúcar glas para que no se pegue a ninguna de estas superficies.
4. Con este jarabe calentito emborracharlo” por esta parte ayudándose de una brocha de silicona.
Si el bizcocho está todavía templado, se embeberá mejor.
5. Mientras se enfría del todo, vamos a elaborar la crema de limón o lemon curd.
Volcar en una gran ensaladera, para poder batir después con facilidad con un batidor de alambre, todos los ingredientes de la crema y mezclar bien.
6. Introducirla en el microondas, a potencia máxima, programando 4 o 5 minutos, pero parando cada minuto para remover con el batidor, porque ya sabéis que en los bordes del recipiente es dónde todas las preparaciones empiezan a espesar y hay que unificarlas.
Cuando el tiempo programado haya terminado, sacar la ensaladera y seguir batiendo para que la crema se quede muy fina ya que el recipiente conserva mucha temperatura y la crema se sigue cociendo.
Se puede hacer exactamente igual en un cazo, pero con cuidado para que no espese demasiado.
7. Como el bizcocho emborrachado ya se habrá enfriado del todo, colocarlo encima de la fuente en la que lo vayamos a servir, dándole de nuevo la vuelta para que esta parte “mojada” se quede abajo, siempre con cuidado para que no se rompa.
8. Cubrir ahora toda la tarta con la crema de limón.
9. Como está más rica fría, en cuanto se pueda, guardarla en la nevera.
Si vais a tomar la tarta al día siguiente, para que su superficie no se reseque, meter la fuente con la tarta encima dentro de una buena bolsa de plástico procurando que no toque su superficie para no “espachurrar” su crema.
10. A la hora de servirla, se puede adornar su superficie con unas frambuesas, poquitas para no enmascarar el sabor del limón.

Consejos de cocina y nutrición
■   El bizcocho genovés se puede cocer en un microondas sencillo a una potencia máxima de 750 vatios y durante 6 minutos, ahorrándonos así encender el horno y precalentarlo previamente.
No queda tan tan esponjoso, pero como luego lo vamos a emborrachar, apenas se notará, y la diferencia de tiempo utilizado y de energía consumida es enorme.
Elaborarlo dentro de un molde de vidrio, o en la bandeja crisp, y pintar ambos recipientes con una brocha de silicona y unas gotitas de aceite, no solo el fondo sino también los bordes.
En ambos moldes el bizcocho ya horneado se separa fácilmente de las paredes.
Para los que tienen el sistema crisp, también son 6 minutos en la función crisp, y queda ligeramente tostado por encima.
Podéis ver las 3 fotos, del bizcocho en un microondas sencillo, en el crisp, y la tarta ya finalizada.
Aunque os he puesto anteriormente en el enlace cómo se hace este bizcocho, también lo tenéis explicado en mi ebook del microondas junto a otras muchas tartas riquísimas.

■  Para los que prefieran hornear el bizcocho en el horno tradicional, precalentarlo a 160º en la función turbo, la mejor para pastelería y respostería.
Cuando el horno esté ya caliente, introducirlo y cocerlo durante 10 o 12 minutos hasta comprobar, con una aguja fina pinchada en el centro que ya lo está.
Escoger preferentemente en este caso un molde antiadherente o de silicona porque los de vidrio son males transmisores del calor.

■  El lemon curd no tiene por qué llevar tanta mantequilla ni más azúcar, como algunos aconsejan, con lo que se transformaría en una verdadera “bomba de calorías” y tampoco tiene por qué hacerse al baño María.

 La manera más rápida y cómoda de conseguir ralladura de limón en un momento es utilizando un microplane, que se enjuaga estupendamente debajo del grifo.
Si os gusta esta ralladura, también podéis añadir un poco al mismo bizcocho genovés para acentuar su sabor.

■  Aunque a la mayoría de las personas nos gusta el sabor dulce, hay que tomar azúcar con mucha precaución porque cada día hay más evidencias de lo peligroso que es y de la adicción que produce, y muchos profesionales de la salud ya le llaman el nuevo tabaco del siglo XXI.
El 90% de los 4 millones y medio de españoles que padecen diabetes tienen la de tipo 2, provocada por exceso de peso y por un estilo de vida incorrecto, es decir mala alimentación y sedentarismo.
Así que como algunos de los que os dirigís a mí ya tenéis algo de sobrepeso, haceros una analítica para descubrir vuestras cifras de glucosa, porque la mitad de los diabéticos en nuestro país no están diagnosticados, y por tanto no se tratan.
Esta diabetes de tipo 2 es una enfermedad llamada silenciosa porque no da síntomas hasta que no está ya muy avanzada.
¡Y una diabetes sin tratar puede ser muy peligrosa por las enfermedades que se derivan de ella!

Algunos cardiólogos recalcan que el azúcar incrementa el riesgo de padecer diabetes, independientemente de si la persona padece sobrepeso o no.
El azúcar añadido no tiene ningún valor nutricional y no causa por tanto sensación de saciedad.
Son calorías vacías, pero el ser humano ya nace con el instinto de la apetencia por el sabor dulce.
Por ello a los bebés y a los niños hay que darles los menos dulces posibles, para que no se acostumbren, y sin embargo los yogures azucarados y con sabores son los que más se venden, cuando tendrían que ser los naturales.

Video-receta 10. Cola de rosada con pimientos del piquillo y mayonesa “suflé”

Este video-receta de Cola de rosada con pimientos del piquillo y mayonesa “suflé” quizás sea uno de los que menos correcciones necesita, aunque prefiero aclarar alguna cosa.

1. En lugar de rosada congelada, que puede que hoy no la encontréis con facilidad, podéis escoger rosada fresca o en su defecto una cola o un centro de merluza fresca o congelada.

2. Hoy hay que lavar todos los pescados, aunque en el video digo lo contrario, ya que a todos los que se pescan en alta mar, justo en el momento de sacarlos del agua, se les añaden 1 o varios sulfitos para que se conserven mejor, a no ser que sean de piscifactoría, una ventaja más de estos pescados.

3. También os explico las razones para no usar papel de aluminio, y menos con calor, aunque muchos lo siguen haciendo.

4. Explico cuál es la manera correcta de congelar y a qué temperatura.

5. Para darle la vuelta al trozo de pescado, os aconsejo que os pongáis guantes limpios de goma.
Yo estoy muy acostumbrada a aguantar el calor, pero el pescado está realmente caliente.

6. Para el que tenga curiosidad en saberlo, explico la diferencia entre 2 emulsiones que llevan huevo, la mayonesa y la salsa holandesa.
También os explico, aunque muy por encima cómo se arregla la primera en el caso muy remoto de que se corte.

7. No hace nunca falta poner 2 huevos para conseguir una mayonesa muy espesa, y no tengo ni idea de por qué en el video los pongo, posiblemente porque en aquella época mi minipímer era muy antigua y tenía poca potencia.
Un solo huevo de tamaño gordo, de 62-72 g admite hasta 1 litro de aceite.

8. Actualmente le pongo apenas zumo de limón a la mayonesa porque encuentro que si se ponen varias gotas, la mayonesa pierde su suave sabor y queda demasiado ácida.

9. Veis que hago la mayonesa de la misma manera que hice la salsa rosa en el video-receta de la Cola de rape alangostado y, como estos videos se hicieron en tiempo real, ¡ya podéis comprobar lo que se tarda!
También os vuelvo a hablar del problema de los manipuladores de alimentos como ya vimos en ese mismo video del rape.

10. Por último hago hincapié en usar siempre para cocinar sal yodada como ya recomienda la Organización Mundial de la Salud, OMS.

Guiso de sepia y arroz negro con menos de 500 calorías

Ésta es ya la última de las recetas de guisos variados con menos de 500 calorías cada uno que os he ido colgando a lo largo de estas últimas semanas.
Si los masticáis bien, os aseguro que son raciones más que suficientes para una comida, siempre que hayáis hecho un desayuno completo y saludable.
Estudios muy recientes en El Reino Unido acaban de demostrar, una vez más, que comer despacio puede rebajar en un 10% las calorías ingeridas.

El próximo lunes tendréis una fantástica tarta de bizcocho y crema de limón o lemon curd, pero sus calorías dependerán del trozo más o menos grande que os toméis.
Los ingredientes de este guiso para 4 personas son:

■  6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra = 540 calorías
■  600 g de sepias ya limpias = 492 cal
■  800 de pimientos verdes gordos = 123 cal
■  400 g de ajetes tiernos congelados = 104 cal
■  100 g cebolleta = 21 cal
■  sal y pimienta blanca recién molida
■  200 g de arroz vaporizado = 632 cal
■  300 g de caldo o fumet de pescado = 72 cal
■  100 g de tomate natural triturado de brik o lata = 16 cal
■  3 o 4 bolsitas de tinta sintética, si hicieran falta

Calorías totales del guiso= 2000: 4 = 500 justas, pero si el caldo o fumet de pescado es casero no tendrá prácticamente ninguna.
Como no cuesta nada hacerlo, si el pescadero os regala cabezas y espinas de pescado blanco, lo podéis tener siempre congelado y concentrado en las cubiteras del congelador.
Son tan solo 5 o 6 minutos de cocción y tenéis la receta en este ebook.

1. Si se trata de sepias totalmente limpias, “frescas” o congeladas, lavarlas simplemente debajo del grifo y secarlas muy bien con todos los trozos de papel de cocina que os hagan falta pues tienen más de un 80% de agua.
2. Si tenéis la suerte de encontrar sepias frescas de verdad, es decir tal cual se cogen en el mar, o de encargarlas, su sabor no tiene ni punto de comparación, y no necesitáis ni tinta sintética como veréis más adelante en los consejos.
3. Descongelar los ajetes tiernos en el microondas, siempre fuera de su envase y a una potencia de 300 o 350 vatios, escurrirlos después y secarlos muy bien pues también sueltan una gran cantidad de agua.
4. Lavar los pimientos debajo del grifo, secarlos, quitar a cada uno una rajita fina de la parte superior para eliminar así el rabo.
Abrirlos por la mitad a lo largo y darles golpecitos contra las paredes de la pila para que caigan las pepitas que, dependiendo de la variedad, pueden ser muchas.
5. Encima de la tabla de la cocina colocar varias de estas dos mitades con la parte interior hacia vosotros y cortarlas todas juntas, para ir más deprisa, en trozos medianos.
6. Pelar la cebolleta, quitarle todas las partes feas y duras del exterior, si las lleva, y picarla con una picadora fácil de limpiar para ganar también tiempo.
7. Calentar el aceite en la olla superrápida, sin esperar a que humee pero caliente, y dorar los trozos de sepia removiéndolos con una cuchara de madera.
Aunque el fuego esté fuerte, y aunque la hayáis secado, empezará a soltar agua.
8. Añadir encima la cebolla picada, los ajetes descongelados y escurridos y los pimientos, salpimentar y a fuego fuerte empezar a cocinarlos, esta vez destapados y removiendo continuamente con la cuchara de madera.
Cuando ya tengamos poco jugo o líquido, añadir el tomate triturado tal como viene en la lata o brik, es decir sin colar.
9. Removiendo siempre dejar que se evapore un poco, añadir el arroz y rehogarlo, también removiéndolo.
10. Si las tintas son sintéticas, añadirlas tal cual en la olla, poniéndoos unos guantes de goma porque si al abrir estos paquetitos se os manchan los dedos, es antipático blanquearlos después.
11. Añadir el caldo, remover y probar por si hubiera que añadir algo de sal, ya que el arroz absorbe mucha.
12. Cerrar la olla con su tapa de presión y cocinar el arroz durante 2 minutos con las 2 rayitas de la válvula de presión fuera vigilando siempre que estas 2 rayitas estén siempre visibles pero ni sobresalgan si se escondan.
13. Cuando la válvula de presión haya bajado del todo, abrir la olla y servir el arroz que deberá estar en su punto.

Consejos de cocina y nutrición
■   Si tenéis una sepia fresca de verdad, sin limpiar, escoger una que pese por lo menos 1 kilo para que después de limpia os queden los 600 g de sepia limpia.
Poneros unos guantes de goma para no ennegreceros las manos y, sin lavarlas, sacar toda la parte anterior con los tentáculos y la tripa, con mucho cuidado de no romper la bolsa de la tinta que es aquí fundamental.
Retirar entonces todas las tripas y la pluma que será gorda y grande.
Volcar la bolsa gorda de tinta en un mortero.
Cortar en 2 partes a lo largo el cuerpo central.
Lavar ahora todas estas partes muy bien debajo del grifo del agua fría conservando su piel, y secarlas muy bien, como las anteriores, ya que también tienen una cantidad de agua considerable.
Cortar todos las partes comestibles en trozos medianos.

 En el mortero en el que está la bolsa gorda de la tinta añadir un poquito de sal para machacarla mejor.
Después agregar los 300 g de caldo e intentar que la tinta se disuelva bien.
En el momento que os he indicado en la receta que se añade el caldo, volcar esta “agua negra” en la olla, colándola previamente por un colador de malla finita para que la bolsa dura de la tinta se quede en el mortero.
Probar el punto de sal, como anteriormente, colocar la tapa de presión, y a fuego fuerte esperar a que las dos rayitas de la válvula de presión suban.
En este caso no hay necesidad de añadir bolsitas de tinta sintética, ya que esta sepia gorda tiene la suficiente.

■  Las sepias ya limpias, todas blanquitas, tanto “frescas” como congeladas, al estar tratadas llevan todas, como los calamares, varios conservantes.
Además, para pelarlos, usan productos muy abrasivos por lo que pierden una gran cantidad de sabor.

■  Los que tenéis placa de inducción, sobre todo si es de fabricación nacional, tened cuidado al regular el calor, para que el arroz no se pegue.

■  El arroz brillante, según ciertos estudios recientes, podría tener un Índice Glucémico más bajo que el arroz integral y por tanto al absorberse más despacio engordaría menos.

■  Los pimientos deben ser gordos, del mismo tamaño de los rojos que usamos para asar, para que con la cocción del arroz no mengüen demasiado.